Revista Juvenil de moda, cultura, música, entretenimiento. Revista Dominicana.

Participante del reality show dominicano cuenta su historia

SHARE

Allí estaba sentado en un sofá mi amigo del alma, esperando que la vida le diera una respuesta a lo que tanto había añorado, yo por mi parte arrastrada por su locura me propuse acompañarlo en el viaje infinito. Llegue y de inmediato me sentí observada por la luz de la mirada de alguien más, sin poder volver atrás salude a mi amigo de una patada y un hola sin sentido a alguien desconocido desato lo que después se convertiría en la mayor aventura de mi vida.

Sin remordimiento alguno dispuse a sentarme y a disfrutar de la magia de las personas que allí a mi alrededor se encontraban, en medio de los nervios y pensamientos oscuros había nacido en mi la locura, bañada de mucha impaciencia al ver entrar en la sala al que sería el capitán de semejante tripulación compuesta de unos cuantos niños(as) enamorados(as) de la inquietud.

Dispusimos de subir el ascensor, sin darnos cuenta habíamos entrado a la batalla. Nos sentaron en semi circulo alrededor de una gran mesa, nos instruyeron, muchas reglas, muchos retos un solo ganador era lo que escuchaba decir a los dirigentes del viaje sin fin, asustada y sin saber que decir empecé a conocer a todos con la mirada, sabía que después de ese día nada sería igual, mi vida había girado alrededor de lo mismo por años, entonces en cuestión de segundos todo había cambiado. Enfrentarse al gran reto no sería tarea fácil, vencer haciendo lucha contra mi ansiedad se volvería mi gran reto.

Mientras todo eso ocurría decidí que era momento de conocer a todos, yo la niña de pocas palabras que solía fundirse a escribir en su cuaderno en medio de la tormenta de un salón de clases intentaba ser verdaderamente amistosa por primera vez, la timidez que me había caracterizado por años había quedado atrás tras elegir la carrera profesional más aventurera, si esa misma, la conocen bien la hermosa y coqueta publicidad que no perdona ni la hora, ahora me llevaba por un rumbo extraño, un camino tenebroso para alguien tan peculiar como yo.

El sabor del éxito y la locura entraban en el salón donde nos encontrábamos preparándonos para zarpar en nuestro viaje, las amistades florecían como rosas en un rosal, a excepción de alguien que vivía en su propio mundo, él era como la voz del silencio. Marineros antiguos, grande capitanes y de vasta experiencia como Brigitte, Laura y Franz nos mostraban el mapa del tesoro que necesitábamos para alcanzar la riqueza; Al salir de allí con el mapa del tesoro en mano, todos hablaban de lo mismo, llegar a la cruz marcada.

Al subir al barco me percate de la presencia de un marinero no identificado, vigilante y callado nos observaba a todos sin piedad. Pasadas unas horas en medio de la tormenta note a la voz del silencio entre la oscuridad, pude ver sus ojos brillantes como la luz, un divino que convertía mi tormenta en un dulce sol incandescente, tan callado, tan frio, tan rígido, tan caliente, mi espejo.

Decidí no mirar atrás y emprender el viaje, surgieron muchas cosas unas mejores que otras, pero al final, ya en la isla tenía que tomar un camino o elegía el largo o me iba por el corto. Mi amigo por su parte estaba decidido, era imparable, yo perdida tome mi decisión. El día había llegado y en mi recorrido  hacia el cofre me perdí, el tesoro no era mío, no era para mí. Luego lo supe la voz del silencio había alcanzado la mayor de las riquezas él era el Elegido, acompañado de mi amigo compartirían el gran tesoro, se irían a Cannes a vivir la más maravillosa de las experiencias, yo por mi parte observaba a los demás en búsqueda de refugio. Aun perdida en mis pensamientos encontré a la voz del silencio y en el brillo de sus ojos comprendí entonces que no había perdido ningún tesoro, que lo más importante lo había ya ganado, hermosos amigos y un montón de conocimiento, recordé lo infinito de este viaje e inmersa en mi felicidad pude verme al fin en el espejo.

Primer capítulo:

Segundo capítulo:

Escrito por: Vanyelis Ramirez Tejada

 

Dejar un comentario

Your email address will not be published.